El Jardin de Mirna

12.05.2017

La ambulancia llego con la sirena prendida, Teresa mi vecina corre por la calle. Mirna su amiga hermana se siente mal. Son amigas de muchos años teresa debe de tener 79 años y Mirna unos 80. Mirna enfermo hace un tiempo creo que aún extraña a su marido. Dicen que el se fue. La calle murmura algo pero no cuenta nada. Veo a teresa entrar con dificultad a lo de Mirna los médicos entran con ella. Dicen algunos que miran por los muros que Mirna se sienta en el banco del fondo de su casa esperando que llegue el. El día que yo mire por el muro la vi sentada en el banco y el la estaba abrazando. Las cañas del fondo gritan su nombre. Mirna ya tiene 80 años se la ve cansada, vieja y sola. El desapareció un día sin aviso, yo me acuerdo sentí ruidos en la madrugada Me levante mire por mi venta y solo observe en silencio. A las 8:30 de la mañana se escucharon los tacos de Teresa pasar por mi vereda. Todos los días pasa por lo de Mirna charlan y luego se va, son amigas desde que eran estudiantes. Teresa toca el timbre, Mirna no atiende, entra por el portón de madera. Es un deleite entra a lo de Mirna las flores los colores, sus plantas todo es hermoso es un paseo por el paraíso. En su jardín te sentís en paz. Mirna esta sentada en su jardín en su banco preferido, la tierra del lugar esta revuelta. Ella esta sucia su camisón blanco, sus manos, su cara. Ella ama ese camisón, pasea con el por el jardín, disfrutando una taza de te entre plantas y flores. Esta sola, cansada, sucia de tierra, pensando. Teresa entro por el costado la ve se acerca y le pregunta -Mirna que te pasa? ella contesta - Teresa lo mate. Teresa la mira la toma del hombro y le dice - pobre perro porque no me llamaste? El perro viene a saludar a Teresa. Teresa se pone de pie saca la mano del hombro de Mirna. Le dice- mirna a quien mataste? Y una catarata de palabras salió del silencio de Mirna -Ya no pude mas, siempre tan cruel conmigo. Me decía que me amaba, pero tenía otras. Creyó que no me daba cuenta, las veces que me humillo. - lo mate porque el fue un cerdo conmigo en el se ocultaba el horror de un hombre. -Teresa a el no le gustaba, ya se que me vas a decir, ya lo se. -no te lo conté porque sabia que esta era la única manera de terminar con todo. Teresa esta en shock. No sabe que decirle, pero algo dentro de su ser le dice calma. Abraza a Mirna la mire y le dice -tenemos que entrar. Teresa no quiere entrar, pero sabe que tiene que llevar a Mirna adentro a que se duche y puedan hablar. Tiene miedo, hay un hombre muerto en el jardín de su amiga y tiene que ayudarla. No sabe que va a encontrar en la casa, se prepara para lo peor. Las cortinas de las ventanas flotan con el viento, entran Todo esta ordenando, todo en su lugar. No quiere preguntarle, solo observa. La lleva hasta la ducha le dice -báñate tranquila no cierres la puerta. Se mete en la ducha, el agua barre de su cuerpo la tierra. En la ducha ella cierra los ojos grita, teresa se asusta. Corre al baño, la mira esta llorando, grita con rabia y dolor. Teresa le quita el camisón y deja que siga en el agua. Piensa a quien llamar, pero prefiere esperar a que su amiga le cuente que pasó. Observa la cocina, pone agua para te, esta todo limpio. Suena el teléfono, teresa se sobre salta. Atiende nerviosa, es la chica de la limpieza quiere hablar con Mirna. Teresa le dice que esta en la ducha, esta quiere que le confirme si se toma el día ya que después no quiere confusiones con el tema del pago. Mirna se lo dio libre. Teresa le pregunta y esta le dice que no venga hasta el miércoles,que ese tema ya lo hablaron el viernes. Teresa se queda pesando, esto ya estaba arreglado el viernes. Sale de la ducha, sus ojos están muy rojos sus manos hinchadas. Teresa le dice a la chica que se quede tranquila que esta confirmado que vuelva el miércoles. La chica agradece y corta. Se persigna y le pide fuerzas a dios. Mirna baja se puso unos jeans y una remera. Teresa se asombra, nunca vio de jeans a Mirna. Se sientan mirando el jardín, sirve te, teresa le pregunta - que paso? Y Mirna le cuenta -Teresa hace mas de 10 años que el hace conmigo lo que quiere, ya no daba mas le dije que se fuera y no quiso. Me decía que me quería -Teresa yo tengo el cuerpo quemado de tantas heridas, estoy cansada de todo esto. Quise entenderlo pero no pude, fingí todo este tiempo. El viernes le arme las valijas, le puse todo en el living, le dije que se fuera. Grito como un loco, subí al cuarto del hijo que alguna vez quise tener y no tuve. Entro me tomo del brazo me sacudió sabia que si no lo paraba me mataba. El me dijo -vos sos mía y de nadie mas. -Me voy a quedar con vos, porque te amo. Me grito mil cosas, se apoyo en la ventana, lo empuje cayo de cabeza se desnuco. Me asuste pero sentí paz, baje lo abrase, lo llore le di un beso, le dije al oído -yo también te ame pero ya no puedo mas. Fui al cuarto del jardín, Tome la pala, corrí el banco que a los dos nos gustaba disfrutar, hice un pozo enorme. Saque una caja que mande hacer. Puse la caja dentro de agujero, a el lo arrastre por el jardín, lo metí dentro de la caja. lo tape de cal, le puse la tapa y luego le puse toda la tierra, no deje nada. Teresa tiembla, no sabes de donde saco fuerzas, como hizo todo, alguien que siempre fue débil que se resfriaba en verano. Cualquier situación la desbordaba, Teresa siente que esta delante de alguien que ella no conoce. Mirna le dice -Teresa podes irte y no volver mas o podes denunciarme te voy a entender. -Yo No voy a ir a ningún lado, sos mi amiga voy a ayudarte. -lo que tu me digas para mi va a estar bien. Teresa fue al fondo miro la tumba y se persigno. Volvió a la cocina se sentó y le dijo. -Mirna ese hombre ya sabíamos que no era bueno pero no entendíamos por que seguías aguantando. -yo lo amaba el era un hombre bueno. - pero algo hacia mucho tiempo lo lastimaba y no sabia como ayudarlo, se puso violento. -vos sabes teresa que el era bueno. -teresa lo mate y lo enterré acá, no quiero que este solo en otro lugar, lo quiero acá. -yo lo ame y quiero sentarme en ese banco con el hasta que yo muera. Teresa la miro lloro y le dijo -amiga mía no se cuanto pueda durar esto, te acompaño hasta donde pueda, hasta donde llegue, hasta donde dios me de fuerzas. Mirna, abrazo a teresa y le dijo gracias. Teresa le pregunta si alguien la vio. Mirna respondió -guarde el auto de el y llegaba el soltero, el que vive en la mansión al que le dicen el cazador. Un rato después salio Laura, la chica del edificio de enfrente la de la cafetería del centro. Y Paulita salio con su mama en el auto, levantaron la mano y saludaron. No creo que sepan que paso. -Alguien mas? no o no se, esta la señora de la casa grande, la mujer de las sombras. Pero a ella nunca se la ve. Pero no se, con ella no se. Se quedaron esa mañana tranquilas. Nunca mas se lo vio a el, nunca nadie supo de el. La calle murmura algo pero no cuenta nada. Mirna murió uno días después, dejo escrito y pidió que la cremaran. Teresa repartió sus cenizas en el jardín donde siempre se sentó con el. Teresa hizo lo que le pido su amiga, ya descansa con el. Mirna esta en paz. Teresa se fue por la puerta de madera con los ojos llenos de lágrimas. La vi salir, y me acerque y la saludarla. Teresa me miro y me dijo - gracias, todos estos años sabíamos con Mirna que tu sabias lo que paso esa madrugada pero solo vio tu sombra. Sonreí y me fui a seguir siendo, la señora de las sombras. 

De Ivonne Silveira Machado